29.10.06

Cuidado con la Doñita!!

Bueno como estaba tan triste porque tuve que botar mis queridos ex jeans favoritos, me fui de compras con mi señora madre a uno de los mayores templos de consumo : El Sambil (si Rigo otra ves pero esta vez la que compró más fue mi mamá) en fin luego de mucho pasear y gastar nos dio hambre y nos decidimos por unas hamburguesas de pollo de Wendy´s, apenas entro empiezo a buscar una mesa de una vez para luego irme a ordenar, como no había ninguna libre decido buscar personas con la bandeja vacía y próximas a pararse, y no pude dejar de fijarme en dos viejitas reviejitas y doblaitas comiéndose tremenda hamburguesa doble, coño las abuelitas nunca comen hamburguesa eso es definitivamente raro, en fin no había mesa en la parte con aire acondicionado del local así que senté a mi mamá en una mesa en la parte calurosa… mientras se liberaba una adentro pues…. Voy compró los dos combos respectivos, cuando veo que las dos viejitas se levantan a paso de tortuga muerta, doblaitas las dos….. mientras ellas hacían eso me dio más que chance de correr con la bandeja y decirle a mi mamá que había conseguido mesa.

Nos sentamos pero como el local estaba muy lleno nuestra mesa estaba casi pegada a la mesa de dos muchachitas, uniformadas, vendedoras de una tienda del mismo centro comercial, decidieron levantarse a los 3 minutos de que nosotras nos habíamos sentado con nuestro bolsero, mientras se levantaban a una le cambió por completo el rostro y empezó a gritar: “mi cartera mi cartera!!!!” y comezó a buscar por todos lados, nos lanzó una mirada acusadora, y yo en vista de ello revisé las bolsas no fuera cosa de que la cartera se haya caído y confundido ahí

Ella conforme con la demostración de nuestra inocencia empezó a llorar, la otra compañerita le preguntó si estaba segura de que ella cargaba la cartera y ella le dijo que sí, yo (de metía) le recomendé que fuera a preguntar en caja, capaz la había dejado ahí mientras pagaba y no lo recordaba, fue habló con los vigialntes, con el gerente pero nada……… sentada aún en la mesa llorando le pedí que hiciera memoria para ver si estaba segura de que cargaba la cartera, la otra chamita coincidió con ella xq la había visto recibir una llamada del celular que sacó de su cartera……… y ahí se descompuso toda llorando por su celular….

Chicha: era muy valioso?
Muchachita Llorona: no me costó como 80mil bs pero es que no sabes cuanto me costó reunir esa plata…. Buaaaaaaa
Chicha: (glup) y tenías otras cosas de valor?
Muchachita Llorona: sí, snif snif, el carnet de la universidad el del metro y los tickets de estudiante…… y sin el carnet de la universidad no puedo entrar a la biblioteca ni comer en el comedor buaaaaaaaaaaaaa

Y ahí se me hizo un nudote en la panza xq pa que alguien llore de esa forma por unos tickecitos azules del metro, y por no poder comer en el comedor de la universidad, es xq de verdad los necesitaba……… yo toda mi vida he sido estudiante y nunca me saqué el bendito carnet del metro xq no pensaba calarme la mamarra de cola en la Hoyada (creo que ahí es que se saca la vaina) prefería pagar la diferencia de precio en realidad….

Chicha: y cuanto efectivo cargabas en la cartera?
Muchachita Llorona: 500bs buaaaaaaa
Mamá de Chicha y Rigoberta: (conmovida) y no te acuerdas de la persona que estaba sentada al lado tuyo….
Muchachita Llorona: noooooo…. Buaaaaa, snif snif…
Amiguita de la Muchachita Llorona: yo sí eran dos viejitas
Chicha: (iluminada) si eran dos viejitas!! Yo también las vi!!! Pero no creo…..

La Amiguita de la Muchachita Llorona aseguró que las viejitas estaban ahí cuando llegaron…. Y las mesas estaban justo en una esquina era imposible que alguien pasara por detrás…… En ese momento mi mamá recordó a una viejita que la estuvo persiguiendo el fin pasado en el mismo Sambil, preguntándole: “en donde están pagando la pensión???”…………… lo que a mi mamá le había dado mala espina de la Señora es que se le acercó una tres veces estando ella sola, nunca cuando estaba yo con ella, y que le pareció muy raro una viejita solita tratando de cobrar una pensión un domingo en el Sambil, lo cierto es que cada vez que se le acercaba se la sacudía diciéndole que ella no cobraba ninguna pensión y cuando la viejita me veía acercarme se alejaba….

En fin, no me gusta andar acusando a ninguna viejita por puro gusto, pero la verdad es que el caso de las muchachitas está raro, y que hoy en día no se puede confiar en nadie si fue la viejita o no, no me consta el asunto es que me parece una maldad robarle la cartera a una muchachita de unos 17 o 18 años xq no aparentaba más de ahí…

A la final nos partió el corazón ver a la pobre muchachita desamparada ahí sin sus bs 500 pal ticket del metro, mi mamá le ofreció dinero para que regresara a su casa y ella con sus lagrimones le dijo que no gracias, que iba llamar para que la fueran a buscar cuando saliera del trabajo…

Así que si están en el Sambil y se les acerca una viejita preguntándole vainas raras, no dejen que se les acerque mucho sabrá Dios si no está tratando de marearlos, y cuiden sus carteras muy bien nada de andarlas guindando en el respaldar de la silla, y sospechen de todo el mundo, es triste no confiar ni en las abuelitas pero estamos en Venezuela el país donde todo es posible…..

Ya iéndonos.... el momento tierno:
Mamá de chicha y rigoberta: … Lo que que no entendí es xq se alejaba cuando tu venías....si es por robar, mejor le salía marearnos y robarnos a las dos…
Chicha: capaz la viejita está al tanto de que la juventud es irreverente….
Mamá de Chicha y Rigoberta: y???
Chicha: bueno… a mi no me iba a dar pena esmoñar una viejita que se tratará de meter con MI viejita!!!
Mamá de Chicha y Rigoberta: jajajajaja ay Chicha!!!!

5 comments:

topocho said...

Realmente la desconfianza es una cosa de la que uno no se libra, mucho menos después de que te pasa una de estas vainas, fíjate lo que me pasó a mí: http://tinyurl.com/ynj9gs

Martha Beatriz said...

Que bien echado el cuento pero que triste. Vengo de leer un atraco light aqui , la verdad los cacos como que están cada vez mas creativos. Saludos!

Guayoyo said...

:O no lo puedo creer!!!!
De verdad que sería insólito que las viejitas le quitaran la cartera a la carajita, pero no lo dudo sabes.. ultimamente se ve cada cosa....


Que fino que tu eres capaz de defender a tu mami asi sea a coñazo limpio
jajajajaj! un beso

Quimosabi said...

Cuando estaba llegando al final de tu cuento pensé que ibas a decir que a la niña la viste salir del Sambil en una limusina con chofer...

Tapa-Amarilla said...

Chama que chimbo, este no es el primer cuento que escucho de viejitas, ya mi mama tambien me conto algo parecido, que roncha, estando aqui a uno como que se le baja la guardia con esas cosas pero voy tener que empezar a mentalizarme para cuando vaya a Caracas y espero conocerte.