3.10.07

Hay días...

Como hoy, en los que sin previo aviso y sin ningún tipo de compasión, la soledad me golpea el espíritu sin piedad....

Me taladra el alma y me deja agotada.

Y no importa lo mucho que me esfuerze en contenerme, no importa que tan duro apriete los dientes, en esos momentos sólo puedo llorar, no tengo fuerza para más nada.

12 comments:

Jacqueline said...

Mi Rigo

No te vi hoy en el túnel.

Me parece tonto tratar de consolarte aquí. (me parece tonto tratar de consolarte punto)

Tienes el síndrome Nantes.

No sé si te sirve de algo, pero cuando cuando estoy sola en una ciudad grande que no conozco, me da eso.

No te sirve de nada, verdad?

Déjame ver.... No, te voy a escribir por abajo, aquí no puedo.

Rosa said...

Todos en algun momento pasamos por esos ratos de soledad dificil y con tristeza que son parte de la vida, pero se superan y pa´lante. Un abrazo

Otto said...

Si te da un ataque de tristeza, de soledad, de contentura o de locura, no importa... si miras a tu lado, ahí estaré yo...

Caty said...

siente tu compañia Rigo,

y la del lugar

besitos miles (si, como dice Jackie, dificil consolarte, pero la verdad es que desde otros lugares estamos pensando en ti, ahora, es magico eso no?)

TOROSALVAJE said...

Rigo no es que tengas un ataque de soledad, es que acabas de llegar, te han sacado de tu comodidad, de tus compañeros, amigos, todo....., a cualquiera nos pasaría, a mí mucho más que a tí, no te pasa nada del otro mundo, bueno, sí, que ya queda menos para volver que cuando llegaste, que no queda nada para navidad, que lo que te queda de estar en Londres puedes tomártelo de dos maneras, y has de intentar que sea de la otra, tienes una oportunidad de ver cosas que mucha gente desearía y no puede. Aprovéchalas, en un mes no puedes ver todo lo que Londres te ofrece.

Cuando leas ésto te queda menos tiempo para estar en casa que cuando escribiste el post, ves como el tiempo pasa rápido.

Más cosas, por aquí en Cataluña, llueve, hace calor y cuando no mucha humedad, éstes es un mes asqueroso para estar por aquí.

Te has librado de eso, y tienes la oportunidad de hincharnos la cabeza a tu vuelta con todo lo maravilloso que descubriste de Londres.

Mi mail ya sabes donde está.

De verdad Rigo, ya sé que no lo ves así pero todo el mundo que conozco quisiera estar un mes en Londres.

Valora lo que tienes.

Y cuando no puedas más escribe.

Te quiero mucho.

Millones de besos y abrazos.

Jacqueline said...

Toro, qué BELLO eres.

Victoria said...

Rigolina, lina, lina (yo se que cuando te canto te da risa):

♥♥♥♥♥
♥♥♥♥♥
♥♥♥♥♥


(Toro es una nota)

La Hermana Mayor said...

Mi herma, hay veces que las palabras sobran, en las que es mejor simplemente estar ahí para secar las lágrimas y escuchar.

Ya que no puedo secarlas físicamente (por los momentos) cierra los ojos e imagina que estoy allí, acurrucándote como cuando eras chiquita y escuchándote...aunque sólo escuche tu llanto.

Te mando mis mejores energías y ten la certeza de que muy pronto te adueñarás también de esa ciudad que hoy se te hace enorme y ajena...así como te adueñas de todos los que te queremos.

Un beso del tamaño del océano.

Mariale divagando said...

Rigo, no! Así no me gusta!

Ánimo!

josef said...

Ls soledaad a veces nos puede, nos vence. Luchar contra ella es difícil pero nunca imposible. En transformarla en ilusión y esperanza tal vez radique el secreto de hacerla más llevadera: un post interesante dentro de un muy buen blog! Un saludo desde Madrid, España.

Waiting for Godot said...

Rigo, llego tarde pero te envío ánimos igual. Un besote.

J-oda said...

Detrás de la ambulancia, pero estoy.
Besitos consentidores