15.7.06

Rusia...un viaje surrealista. Capítulo I

Aeropuertos: El Prat de Barcelona y Schiphol de Amsterdam

Este cuento se lo echaré por partes porque créanme que la historia completa es larga. El domingo me fui a Barcelona sobre las 8:30 pm había quedado con un amigo que podía esperar en su casa hasta las 3 am que tomara el bus para el aeropuerto desde Plaza España y cuando lo llamé para decirle que iba en camino me dijo que el no iba a estar en la casa pero que había hablado con sus compañeros de piso y que ellos no tenían ningún problema en que me fuera para allá...pero entonces a mi me dio corte, porque a los otros chamos los conozco pero no tanto así y me dio pena estar ahí mirando el techo hasta las 3 am y más cuando al día siguiente los panas tenían que trabajar...así que lo llamé cuando llegué a BCN y le metí la mentira de que había hablado con otro pana y que ese otro pana me iba a acompañar en el airport...creo que no me creyó mucho pero igual no podía hacer mucho más, así que pasé por el Mc Donalds, me compré 2 hamburguesitas, unas papas gigantes y una coca-cola y me fui a esperar que saliera el próximo bus para el aeropuerto.
El vuelo para Ámsterdam (donde hacía escala) salía a las 6:10 am osea que me imaginé que ya a las 4:30 am podría hacer el check-in y llegué al aeropuerto a eso de las 11 pm....osea....me quedaban un montón de horas por delante....

De los tres libros que me estaba leyendo simultáneamente (Germinal de Zola, Madame Bouvary de Gustave Flaubert que me compré el martes de la semana pasada en la estación de trenes cuando fui al consulado Ruso a buscar mi pasaporte y En el blanco de Ken Follet que me compré el viernes de la semana pasada para leer mientras hacía las 3 horas de cola para buscar la autorización de regreso en la subdelegación de gobierno) cometí el error de llevarme sólo 2, En el blanco y Mme. Bouvary...y ya en el camino hacia BCN casi me había terminado En el blanco, así que considerando que todavía me faltaban como 5 horas de espera en el aeropuerto, más un montón de horas montada en los aviones, más la espera en Ámsterdam...pues tomé la sabia decisión de comprarme otro libro en la estación de trenes...y como de Ken Follet no me había leído nada y ese de En el blanco me enganchó tanto que me lo terminé en 3 días, pues decidí comprarme uno de él mismo, y lo único que había barato de este pana era uno que se llama Vuelo final. Total, que llegué al aeropuerto con mis 3 libros, mis dos hamburguesas y mis papas fritas, me busqué un buen banquito donde echarme y agarré En el blanco e iba comiendo mientras leía...a las 2 am ya me lo había terminado pero me moría de sueño, ahora, dormir en esos banquitos es realmente imposible y por más que busqué una posición cómoda no pude encontrar una manera de echar un sueñito...hacía ya un rato que había llegado una chama y se había acomodado en el suelo en una esquina frente a mi y dormía de lo más sabroso...me daba mucha envidia porque de verdad quería dormir pero me daba vergüenza tirarme en el suelo...a las 2:30 am ya no pude más, puse la alarma de mi celular y me eché en el suelo cerca de la chama, y les digo que me bastó recostar la cabeza en el bolso para que cayera lo que se dice rendida...a las 4:15 am me desperté, recogí mis vainas, fui al baño me lavé las manos, la cara y los dientes y me fui a checkear, viajaba con KLM....OBVIAMENTE pedí ventana, a las 5:40 am puntualmente empezamos a embarcar y a las 6:15 am estábamos despegando...me gustó la puntualidad de los panas....al ratico me quedé dormida recostada de la ventana y me desperté oportunamente cuando estaban repartiendo el sándwich de desayuno, comí y de vuelta a dormir, era apenas un vuelo de 2 horas pero a mi me hizo un bien dormir esas horitas!!!!
Bueno llegamos a Ámsterdam, y el aeropuerto de Schipol de verdad les digo que es bien fino, grande lleno de tienditas, todo bien señalizado y limpiecito...imagínense que ví hasta un desfibrilador de emergencia....”En caso de infarto rompa el cristal”....

Yo ya desde hace rato me estaba haciendo pipí, así que apenas me bajé del avión salí corriendo para el baño, llegué al cuartito que era bastante pequeño para mi, mi bolso de mano y el tubo plástico donde llevaba el poster...total que me doy cuenta que no tengo un gancho para guindar ni el poster ni el bolso de mano, miro el suelo y estaba...bueno...limpio pero igual me dió asco poner el bolso allí, recosté el tubo en la puerta y pensé que iba a ser bastante difícil hacer pipi con el bolso de mano guindando y yo haciendo malabares....pero en eso veo una cosita plateada pegada a la pared que decía algo como "water cleaner", mi cerebro que estaba aturdido con los mensajes de mi vejiga de que se moría de ganas de hacer pipí entendió que era un dispensador de papeles que se ponen en la tapa para uno poder sentarse, meto la mano debajo y apreto el botón que dice PRESS...en alguna parte de mi cerebro surgió la duda de por qué tendría que apretar un botón si normalmente en esos dispensadores hay un pedacito del forro que sobresale y uno solo hala y ya...pero ya era muy tarde, al apretar el botón salió un CHORRO de líquido desinfectante que me cayó en los dedos y entonces descubrí las figuritas con las instrucciones de como usar el LÍQUIDO limpiador: pones un papel debajo del aparatico, aprietas el botón, se moja el PAPEL (no tus dedos) y con eso limpias la tapa....para ese punto estaba mentando madre, con la vejiga reventándose y con la mano llena de un líquido que olía fortísimo y que mató cualquier bacteria, virus o cosa viva que pudiera tener en mi mano o que pretendiera crecer en los próximos días. Con la mano que me quedaba limpia (o más bien sucia en comparación con la otra) me desabroché el pantalón y haciendo equilibrios logré hacer pipí, salí me lavé la mano desinfectada y volví al cuartito a cambiarme la camisa, salí me cepillé los dientes y salí a buscar el puesto de información turística para saber como hacía para ver la ciudad en las 3 horas que tenía antes del vuelo a Rusia.

Ya en el avión me había hecho la idea de que Holanda era un país muy rico, caramelísticamente hablando, porque los aeromozos de KLM estaban BIEN mozos, pero en el aeropuerto de Shiphol terminé de confirmar mi teoría...puro papacito rubio-ojosclaros, como a mi me gustan!!! llegué al puesto de información turística y me explicaron que era muy fácil llegar a la ciudad, que podía tomar el tren allí mismo en el aeropuerto y que tardaba 20 min en llegar al centro de la ciudad....así que fui me compré mi ticket en una maquinita de lo más fina que hablaba en holandés y en inglés y en 10 min estaba montada en el trencito rumbo a la ciudad...

Mis aventuras estaban por empezar....

To be continued...

P.D. las primeras fotos de Amsterdam las montaré con el próximo post

6 comments:

Heroinaescarlata said...

Muy entretenido tu relato, esparamos la II parte. Saludos :)

Guayoyo said...

Wo HOOOO!!! queremos la segunda parte......
Que bueno lo de la ida a hacer pipí jajajajaj!

da paip said...

muy buen relato...
te seguiré leyendo

protheus said...

Ésperando la continuación de tan disparatada aventura.
Lo que más me impresiona es que puedas leer esos tres "pesos pesados" a la vez!

Rigoberta said...

Gracias a todos por sus comentarios y por pasar por aquí...

Felipe: bienvenido a nuestro blog!!! eres bienvenido cuando quieras!!!

Protheus: bueno tampoco es tan complicado, son historias muy diferentes la una de la otra, pero es que de verdad necesitaba alternar Germinal con otra cosa, porque es un libro bastante duro...gracias por pasar por aquí!!! Un beso...

Tapa-Amarilla said...

Andabas de viaje o de buceo? jejeje
Para la proxima, no bebas mucha agua hasta que no sepas como se usa el banio jejejeje