27.5.08

A que sí...

Estos días han sido días (como dicen aquí y me encanta la expresión) bastante tontos...

Luego del pico de trabajo frenético que tuvimos los días antes de entregar la tesis, entré en un estado de agüevonamiento increíble... y la verdad creo que aún no termino de salir de allí...

Los días pasan como a cámara lenta y yo tengo full cosas que hacer... sin embargo, es como si no pudiera terminar de arrancar con las cosas que tengo pendiente... no sé que me pasa...

Pero mientras coexisto con el universo sin hacer mucho por la causa (mi causa), aquí les dejo una frase con la que me encontré ayer, y que tiene mucho tiempo rondándome:

Man is disturbed not by things, but by the views he takes of them

No son las cosas las que atormentan a los hombres, sino la opinión que tenemos de ellas
Epícteto

Si se fijan, esa frase esconde tras de sí una herramienta poderosísima, y es que... si logramos orientar las impresiones/opiniones que nos hacemos de las cosas, podemos controlar también nuestros tormentos... y hasta podemos hacerlos desaparecer...

Y claro, uds dirán "Esta pendeja descubrió el agua tibia..."

Discúlpenme por este post-divague... uno termina en este estado cuando se junta mucho con comeflores...


12 comments:

k@rol said...

Yo estoy actualmente en ese estado...y es que cuando más estrés tengo, más lenta me pongo (eso no lo digo ni de vaina en una entrevista de trabajo)Lenta, lenta, lenta en todo los sentidos, hasta en mi metabolismo porque nisiquiera como y de una vez engordo con solo mirar la comida. Bueno, que se hace... pa'lante es pa'llá

TOROSALVAJE said...

Me temo que las opiniones de las cosas se han construido a fuerza de ir acumulando las sensaciones que nos producen.

De repente cambiar la opinión que tenemos sobre esas cosas es imposible de asimilar a no ser que uno enloquezca.

La frase está bien pero me parece inviable.

Sería tanto como decir que las cosas que hasta ahora nos desagradaban de repente ya no lo hacen porque a partir de un momento X opinaremos diferente sobre ellas. Yo al menos para lograr eso necesito que las sensaciones que recibo de esas cosas sean gratificantes, si no lo son no puedo cambiar la opinión que tengo sobre ellas.

Por ejemplo:

Que bonito es pasar hambre, o me encanta cuando voy al trabajo y las horas no pasan, o que ilusión ir en el metro en hora punta con ese olor nauseabundo y apretados como sardinas en lata.

Sé que el ejemplo es exagerado pero creo que es ilustrativo.

Besos.

Lena said...

Yo no sé...

Pero yo creo que una impresión orientada ya no es impresión.

Y ese es un divague también.

Come flor y todo.

A mis 40.

O a causa de mis 40.

jajaja

Un beso, Rigo

otro para Chicha.

Rigoberta said...

K@rol: jajaja claro chama, ese es el tipo de cosas que omitimos en una entrevista de trabajo. Muchas gracias por pasar por aquí a visitar, espero que todo te esté saliendo bien por allá... y tal como dices chama pa'lante es pa'lla y hay que seguir adelante, un besote!!!

Toro Torito Toro: he ahí la cuestión Toro, que sí hay maneras de cambiar en algún grado las sensaciones que nos producen ciertos recuerdos o situaciones... piensa que TODO lo que llamamos sentimientos, o que algo sea gratificante o no, no es más que producto de reacciones químicas y conexiones neuronales que se llevan a cabo en el cerebro... es sólo química!!! Por qué si cierras los ojos y te imaginas una situación angustiosa eres capaz de sentir esa angustia en la panza?? pues porque tu cerebro activa ciertas regiones que producen una respuesta fisiológica y sientes angustia, aunque la causa sea totalmente imaginaria...

Si logramos que en nuestro cerebro se activen zonas y se produzcan reacciones químicas que nos produzcan sensaciones agradables en situaciones "desagradables", nuestra aversión a esas situaciones y a todo lo que esté asociado a ellas disminuirá.

Sólo hace falta "entrenar" el cerebro para ello... no es fácil, pero se puede hacer...

Claro que de verdad no puedo imaginarme cómo entrenar el cerebro para no salir mentando madre del metro de Barcelona en una hora pico en pleno agosto jajajajajaja para eso no hay entrenamiento posible... te voy a pasar una edición de La Contra bien buena sobre esto...

Besos mi Toro adorado!!!!

MO: tienes razón... una impresión orientada podría dejar de ser impresión para ser una opinión... uummm interesante... es que estos divagues míos dan para mucho!!! jajajajaaj
Un besooooote para ti!!! gracias por venir =D

Genín said...

Y ahora llega el pragmático de la familia y te dice, que lo que te está pasando es perfectamente normal producto del gran esfuerzo que realizaste para terminar la tesis, te dieras cuenta o no.
Precisamente, si casi todo es química, ¿Para que las creencias en los dioses?
Con entrenamiento, podemos lograr lo mismo...
Puestos a divagar...jajaja
Besos y salud

TOROSALVAJE said...

Está bien el artículo de La Contra, lástima que cuando se le pregunta por Dios el entrevistado no sabe que decir. Esa es la respuesta que me hubiera gustado que respoendiera.

Hasta los cerebros mejor dotados y entrenados fracasan ahí.

Besos.

Waiting for Godot said...

Yo vivo con un comeflor que siempre he dicho está en otro nivel distinto al resto de los humanos, tengo como pareja a una persona que es capaz de pasar de todo lo que a otros le atormentarían y solucionar las cosas sin amargarse la existencia y para eso, hay que tener otro nivel. Besitos y sigue así (sigue comiendo TODAS las flores del mundo que eso no engorda!)

Mariale divagando said...

Mujer, por mí no se disculpe por divagar!! Yo más bien me siento en mi ambiente :-P

Y respecto al estado de agüevonamiento, al igual que Genín creo que es normal, a mí tamién me pasa.

Otto said...

Si vale, esos comeflores te estan haciendo daño...

Capochoblog said...

Chamaca, yo pienso como tu, a veces nos dejamos llevar por las reacciones antes que lleguen las acciones.
Aprovecha estos días tontos para recuperar baterías. Ya luego se agitarán como es debido y opino lo mismo, viajar en metro es espantoso en el país que sea.

Besos.

Siempre estoy pendiente y me paso a ver que dices, es un placer :)))

SOMMER said...

Y a mi que me encanta tener días tontos.....

Será que en el fondo quiero ser tonto...

Abrazos

Waipu Carolina said...

Te dediqué el post Rigoberta!
Mil besos